gadgets contador de visitas

El lenguaje de tu cuerpo.

Equilibrio.jpg (5K)Salud es equilibrio

Movimiento es vida

<img alt= <img alt= <img <img salud.png (1K) artrosis.png (1K) terapias.png (1K) foro.png (1K)
"Ir a Cómo está usted?"
"Ir a Cómo está nuestro peso."

Signos y Síntomas.

Cualquier estudio que se realice para determinar un quiebre de la salud, se evalúan Signos y Síntomas.
Síntomas son las molestias o sensaciones , subjetivas que relata el consultante como dolor, náuseas, vértigo, etc.
Signos son manifestaciones objetivas, físicas observables, auscultables y medibles que descubre el examinador.
Sindrome es un conjunto de síntomas y signos que pueden corresponder a diferentes enfermedades. Ejemplo sindrome febril, sindrome hipertensivo, etc.
Los signos vitales son la Presión Arterial, Pulso o Frecuencia Cardíaca y Frecuencia Respiratoria.Aunque actualmente se está haciendo cotidiano en las consultas controlar la Saturación de Oxígeno en la sangre. Estos signos son los primeros que se indagan para hacer diagnósticos o pronósticos de la salud. Intento referirme de forma positiva, a la salud, para no hablar de enfermedades ya que lo que pretendemos es mantenernos sanos o normalizar algunas funciones del organismo. A la vez que esta visión de la salud es integral, todo nuestro organismo físico y no físico debe estar en armonía.

Cómo está usted?

Queremos hacernos un chequeo para cerciorarnos, o confirmar, si estamos saludables y allí comienza la travesía a la consulta, de allí a interconsulta con uno o más especialistas, laboratorios y unos cuántos pinchazos, terapeuta, nutricionista, ortopedista, farmacia y un largo etcétera. Nos piden relatar el motivo de la consulta y contestar un prolongado interrogatorio para que el médico se haga una idea cómo está cada parte de nuestro cuerpo y en busca de un síntoma sospechoso para alargar más aún nuestro recorrido por todos los servicios de salud. Eso ocurre si tenemos recursos. Porque cuando no los tenemos vivimos tranquilos hasta que el cuerpo avisa y entonces recurrimos a la consulta pública y, si tenemos suerte, nos atiende un médico con vocación que hace lo que puede dentro de esos 5 o 10 minutos que dura la interrogación y la examinación. La medicina y la Anatomía nos seccionan por partes para estudiarnos: el corazón para el cardiólogo, el aparato reproductor femenino para el ginecólogo, las articulaciones para el reumatólogo, el aparato digestivo para el gastroenterólogo ...mmmm estamos listos para una cazuela.
Quien mejor que nosotros mismos para diagnosticarnos, no enfermedades, sino nuestro estado de salud. Así como en el diario vivir se nos presentan conflictos, quiebres en las relaciones interpersonales, en nuestra realidad ocupacional, vocacional, económicas, etc.también la salud se conflictúa.
El estado de salud es dinámico, nunca estamos con nuestro organismo en silencio, siempre hay algo que nos hace ponernos alerta, y lo peor, "preocupados y estresados" debido a que no sabemos reconocer lo que nos está sucediendo. Partiendo de nuestro lenguaje, nuetra cultura en salud de la cual usufructua la medicina y la farmacología.
Alguna vez habremos escuchado o leído que somos lo que comemos, lo que vemos, lo que escuchamos, etc. Quiere decir que todo nos afecta para bien o para mal, en realidad somos lo que pensamos y lo que creemos.
Un día se nos presenta un problema de salud, queremos cambiar nuestro estilo de vida, pero no hallamos por donde empezar. No tenemos el programa mental adecuado para reiniciar nuestro sistema porque ese no lo venden en ningún lugar y estamos acostumbrados a comprar todo hecho.
No nos queda otra alternativa que re-aprender, hay mucha información actualmente: libro, medios de comunicación, la web, pero se nos presenta el problema de discernir lo que realmente nos sirve. Pero la buena nueva es que hoy podemos aprender más rápido, mejor aún si siguen una orientación como la que le estoy ofreciendo. Divulguen, compartan estas páginas en las redes sociales, así nos sumaremos a los que queremos mejorar el mundo empezando por nosotros mismos.
Volver a Signos y Síntomas.

Cómo está nuestro peso.

Bajar de peso:
Creo que lo primero que debemos hacer para hacernos un plan y emplear estrategias y herramientas para bajar de peso es evaluarnos a nosotros mismos si nos encontramos en nuestro peso normal, sobrepeso u obesidad.
Una fórmula que nos sirve para acercarnos a esta realidad es el IMC o Índice de Masa Corporal. El índice de masa corporal (IMC) es una medida de asociación entre el peso y la talla de un individuo. Ideado por el estadístico belga L. A. J. Quetelet, también se conoce como índice de Quetelet.
IMC=Peso/Estatura2

Ejemplo: Usted pesa 85 Kg. y mide 1.64m. (Un metro 64 centímetros)
Su IMC= 85 Dividido por el cuadrado de 1,64 (2,6896)
SU IMC=85/2.6896
Nos da un IMC =31,60
Ahora, para evaluarnos, necesitamos un cuadro de Clasificación. Todos son buenos porque son aproximaciones. Pero lo importante es situarse en uno de los rangos.
Indice de Masa Corporal
Clasificación
Menor de 18
Peso bajo. Necesario valorar signos de desnutrición.
De 18 a 26,9
Normal
Mayor de 27
Sobrepeso
De 27 a 29,9
Obesidad grado I. Riesgo relativo alto para desarrollar enfermedades cardiovasculares.
De 30 a 39,9
Obesidad grado II. Riesgo relativo muy alto para desarrollo de enfermedades cardiovasculares.
Mayor de 40
Obesidad grado III. Extrema o mórbida. Riesgo relativo extremadamente alto para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.
Ese resultado IMC =31,60 calza en el rango de IMC de 30 a 39,9 clasificado como Obesidad grado 2, Con un riesgo relativo extremadamente alto para el desarrollo de enfermedades vasculares. En próximos artículos informaremos a qué otras enfermedades nos exponemos por un sobre peso o una obesidad. También nos referiremos a todas las medidas, es decir las terapias integrales y sinérgicas, que debemos abordar para bajar de peso en forma fisiológica y definitiva. Todo ello está implícito en un cambio completo de hábito. ESCRIBENOS SOBRE TU EXPERIENCIA, AL CORREO O ENEL FORMULARIO DE CONTACTO.
Volver a Signos y Síntomas.

Nuestro Ecosistema.

Nuestro organismo para su funcionamiento está compuesto estructuralmente por sistemas, órganos, tejidos, células. Siendo estas últimas conformadas por moléculas, las que a su vez, son un conjunto de átomos.
Aún se discute la cantidad de células que conforman nuestro organismo, pero estamos de acuerdo que son billones, alrededor de 30. Y, aunque tampoco hay consenso en cifras exactas tenemos más microbios que células, postulan que de 1 a 10 veces mas. Pero una medida concreta, para nuestra sorpresa, es que portamos de 1,5 a 2 kilogramos de gérmenes que conforman un ecosistema pro-salud. También sirve quedarse con la idea que por cada célula existen 10 microbios.
A este conjunto de microbios se le llama Flora Microbiana Normal, Flora Saprofita, Microbiota o Microbioma Humano. Están compuestos por un conjunto de microorganismos que se localizan de manera normal en distintos sitios del cuerpo humano y de todo organismo pluricelular, en individuos sanos.
Esta microbiota normal está en relación simbiótica comensal con el hospedador, ya que también se obtienen ventajas de ellos tanto como ellos la obtienen del individuo; estos ayudan en la digestión del alimento, producen vitaminas y protegen contra la colonización de otros microorganismos que pueden ser patógenos, produciendo resistencia a las infecciones.
La microbiota normal está constituida por una multitud de bacterias, hongos, protozoarios y otros microbios, tan solo la microbiota intestinal humana constituye un complejo ecosistema integrado por más de 400 especies bacterianas. Asimismo, se localiza en ambientes específicos en el humano como son: piel, mucosas, orofaringe, tracto gastrointestinal y genitourinario, entre otros. El ser humano comienza a poblarse de estos microbios despues del nacimiento, al pasar por el canal del parto, el ambiente y a través de la leche materna.
Por ahora nuestro interés será centrarnos en la importancia de promover una flora microbiana intestinal a través de alimentos que aumentarán nuestra microbiota reponiendo los que no tenemos y que son necesarios, es decir los probióticos. También le enseñaremos a alimentar nuestras flora intestinal con los Prebióticos que ya le hemos mostrado uno: Chuño.
Ir a Alimentos Funcionales o Superalimentos.
Páginas amigas:Arriba EL ANIMO alegria.
jpg (6K) Naturaleza y salud Naturaleza y Salud
GRUPO FACEBOOK:Salud Integral

Somos una excelente alternativa para orientarnos en salud.

Escríbenos en Formulario de Contacto